martes, 31 de julio de 2012

Escribir

Esta canción hay que escucharla de madrugada, en un tono muy bajo, muy bajo. Mezclada con el ruido ese que entra por la ventana que semeja el leve rumor de los engranajes que mueven el mundo. Mientras uno trata de escribir eso que lleva en el corazón (como la carta que promete el poema de Miguel Hernández) y que nunca sale, nunca. Pero ya saldrá... ya saldrá.
 Escribir. Ahí tiene que estar la clave. Dar con la expresión adecuada... ¿para qué?... no sé para qué. (No hablo de amor, aunque la canción sí. Pero tampoco sé de qué hablo)


lunes, 30 de julio de 2012

Pensamiento Prosaico-Pensamiento Poético


La Diosa Blanca – Robert Graves

Pensamiento Prosaico – Pensamiento Poético


Lo que más me interesa en el desarrollo de este estudio es la diferencia que aparece constantemente entre el método de pensamiento poético y el prosaico. El método prosaico fue inventado por los griegos de la época clásica como una garantía contra el entorpecimiento de la razón por la fantasía mitográfica. Ahora se ha convertido en el único medio legítimo de transmitir el conocimiento útil. Y en Inglaterra, como en la mayoría de los otros países mercantiles, la opinión popular corriente es que la ”música” y la dicción anticuada son las únicas características de la poesía que la distinguen de la prosa. Que cada poema tiene, o debería tener, un significado preciso equivalente en prosa. Como consecuencia,  la facultad poética se atrofia en todas la personas cultas que no se esfuerzan privadamente por cultivarlas, de una manera muy parecida a como la facultad de comprender las ilustraciones se atrofia en el árabe beduino (T.E. Lawrence mostró en una ocasión a los miembros de un clan un dibujo, hecho con lápices de colores, que representaba a su jeque. Se lo pasaron de mano en mano, pero el que más se acercó a sospechar lo que representaba fue un hombre que tomó el pie del jeque por el cuerno de un búfalo.) Y de la incapacidad para pensar poéticamente, ­para resolver el lenguaje en sus imágenes y ritmos originales y volver a combinarlos en varios planos de pensamiento simultáneos en un sentido múltiple,­ se deriva la imposibilidad de pensar claramente en prosa. En prosa se piensa en sólo un plano al mismo tiempo, y ninguna combinación de palabras necesita contener más de un solo sentido; sin embargo, las imágenes residentes en las palabras deben relacionarse firmemente si el pasaje ha de producir algún efecto. Se olvida esta sencilla necesidad y lo que pasa hoy día por simple prosa consiste en ensartar mecánicamente grupos de palabras estereotipadas sin tener en cuenta las imágenes contenidos en ella. El estilo mecánico, que comenzó en las oficinas, se ha infiltrado en la universidad y algunos de sus ejemplos más zombiescos se dan en las obras de eruditos y teólogos eminentes.
Declaraciones mitográficas que son completamente razonables para los pocos poetas que todavía pueden pensar y hablar en taquigrafía poética les parecen disparatadas o pueriles a casi todos los hombres de letras. Afirmaciones como, por ejemplo, “Mercurio inventó el alfabeto después de observar el vuelo de las grullas” o “Menw ab Terigwaedd vio que tres varilla de fresno salían de la boca de Einigan Fawr con conocimientos y ciencia de todas clases escritos en ellas”. Lo mejor que los doctos han dicho hasta el presente acerca de los poemas de Gwion es que son “disparatados y sublimes” y nunca han puesto en duda la suposición de que él, sus colegas y su público, eran personas de inteligencia menos desarrollada o indisciplinada.
Lo graciosos es que cuanto más prosaica es la mentalidad de un erudito, tanto más capaz se le supone de interpretar el antiguo significado poético y que ningún docto se atreve a erigirse en autoridad en más de un tema limitado por temor a incurrir en la aversión y el recelo de sus colegas. Conocer bien solamente una cosa es poseer una inteligencia inculta: la civilización implica la relación natural de todas las variedades de la experiencia con un sistema de pensamiento humano central. La época actual es peculiarmente bárbara: presentad, por ejemplo, un erudito en hebreo a un ictiólogo o a una autoridad en nombres de lugares daneses, y los dos no encontrarán otro tema común de conversación que el estado del tiempo o la guerra (siempre hay una guerra). Pero el hecho de que sean bárbaros tantos hombres doctos no tiene mucha importancia si unos pocos de ellos están dispuestos a ayudar con sus conocimientos especializados a los pocos pensadores independientes, es decir, a los poetas, que tratan de mantener viva la civilización. El erudito es un cantero, no un constructor, y lo único que se le exige es que explote bien la cantera. Es la garantía de que el poeta no incurrirá en errores respecto de los hechos. Es bantate fácil que el poeta, en este mundo moderno tan desesperadamente revuelto e inexacto, incurra en una etimología falsa, un anacronismo o un absurdo matemático al tratar de ser lo que no es. Su función es la verdad, en tanto que la del erudito es el hecho. El hecho no debe ser negado; se puede decir que el hecho es un tribuno del pueblo sin poder legislativo y solo con el derecho de veto. El hecho no es la verdad, pero el poeta que contraviene voluntariamente el hecho no puede alcanzar la verdad.

viernes, 27 de julio de 2012

Consejos de la madre a Peredur

Donde veas una iglesia, reza un Pater. En cualquier lugar donde veas alimentos y bebidas, si tienes necesidad y no tienen la suficiente cortesía ni bondad para ofrecértelos, cógelos tú mismo. Si oyes gritos, ve en esa dirección; el grito de una mujer está por encima de todos los gritos del mundo. Si ves bellas joyas, cógelas y dáselas a otro, y así adquirirás fama. Si ves a una mujer hermosa, hazle la corte, aunque ella no quiera nada de ti. Eso hará que seas un hombre mejor y más noble que antes. (Mabinogion)

lunes, 23 de julio de 2012

¿Decadencia de Europa?


Extractos de capítulo V del artículo ¿Quién manda en el mundo? de La Rebelión de las masas.


“al hecho, tan curioso, de que en el mundo se hable tanto estos años sobre la decadencia de Europa.”

“y hoy todo el mundo habla de la decadencia europea como de una realidad inconcusa”

“La única cosa que sin grandes precisiones aparece cuando se quiere definir la actual decadencia europea es el conjunto de dificultades económicas que encuentra hoy delante cada una de las naciones europeas”

“La dificultad auténtica no radica, pues, en este u otro problema económico que esté planteado, sino en que la forma de vida pública en que habían de moverse las capacidades económicas es incongruente con el tamaño de estas”

“con las reducidas jaulas en que está alojado,  con las pequeñas naciones”

“Se habla mal del Parlamento en todas parte; pero no se ve que en ninguna de las que cuentan, se intente su sustitución, ni siquiera que existan perfiles utópicos de otras formas de estado que, al menos idealmente, parezcan preferibles”

“No son las instituciones, en cuanto instrumentos de vida pública, las que marchan mal en Europa, sino las tareas en que emplearlas. Faltan programas de tamaño congruente con las dimensiones efectivas que la vida ha llegado a tener dentro de cada individuo europeo”

“si en ningún país está hoy claro, ni aún teóricamente, en qué consiste lo que hay que hacer, no tiene sentido acusar de ineficiencia a los intrumentos institucionales”

“el europeo no sabe en qué emplearlos”

“en la mayor parte de los países no se siente respeto por su estado”

“ha crecido su capacidad y tropieza con una organización antigua dentro de la que ya no cabe”

(pone a la industria como ejemplo de adaptación –hablamos de la famosa fabricación en cadena)
“La racionalización de la industria es consecuencia automática de su tamaño”

(Europa)
“Su magnífico y largo pasado la ha hecho llegar a un nuevo estadio de vida donde todo ha crecido; pero a la vez las estructuras supervivientes de ese pasado son enanas e impiden la actual expansión”

“Y ahora se ve obligada a superarse a sí misma”

“Porque ya ha acaecido una vez en la Historia que una civilización murió por no poder sustituir su idea tradicional de Estado”

A la luz de esto y escuchando las voces que cada vez gritan más alto hacia Alemania y hacia el Banco Central Europeo, uno llega a la conclusión de que la crisis actual europea no es ni más ni menos que una persistencia de Alemania en agarrase a las estructuras tradicionales del Estado porque se considera, por el momento, favorecida por esta situación, o, al menos, considera que ella no está sufriendo tanto los embates de las fieras y podrá sobrevivir.Pero está claro que las fieras que están acosando Europa tienen unas dimensiones que superan claramente los Estados y que para enfrentarse a ellas hace falta aumentar las dimensiones del Estado, es decir, convertir de una vez a la Comunidad Europea en un Estado Efectivo.

Vaya por delante la confesión de mi ignorancia y la seguridad de estar, como don José, dice, exponiendo un "tópico de café", bajo la aspiración de que se convierta en opinión. 
(¿me librará la conciencia de ser "masa" de ser "masa"?, me trae muy preocupado este asunto)


sábado, 21 de julio de 2012

Hombre masa

Resulta que el tipo ese de Denver abandonó sus estudios de Doctorado. Es decir, aunque no los culminó, se le supone un nivel ¿Intelectual? Ese tipo, con alto nivel de estudios, dicen los periódicos, quería comportarse como el malvado de una película, quería ser un "supermalvado".

Mi sorpresa viene porque estos crímenes generalmente no están perpetrados por gente sin preparación. Eso los hace, a mi juicio, más graves y sintomáticos del estado de nuestra sociedad que, por ejemplo, el que se ha cometido ayer en mi ciudad, este sí, cometido por un tipo con antecedentes de los de toda la vida.

A propósito del Hombre Masa, uno cree que por haber estudiado y estar leyendo "La Rebelión de las Masas", queda excluido de ese concepto, pero me temo que no. Porque no es una cuestión individual, sino una cuestión de eso, de masa, donde todos estamos incluidos aunque tengamos una actitud crítica o individualista. Y eso incluye a los que consideramos élites, como los científicos, o, en general, los universitarios.

Precisamente acabo de leer esto en La Rebelión de las Masas: "resulta que el hombre de ciencia actual es el prototipo del Hombre Masa" "porque la ciencia misma lo convierte en Hombre Masa"

Es decir, que ni el hecho de ser hombre de ciencia te salva de eso. Atribuye al especialismo o especialización no compensado el hecho de que habiendo mayor número de hombres de ciencia que nunca, haya también menos hombres cultos.

Porque el especialista solo conoce de su especialidad pero no se preocupa de lo que la rodea: "si el especialista desconoce la fisiología interna de la ciencia que cultiva, mucho más radicalmente ignora las condiciones históricas de su perduración, es decir, cómo tienen que estar organizadas la sociedad y el corazón del hombre para que pueda seguir habiendo investigadores"

jueves, 19 de julio de 2012

Un gran corral de gallinas.


De “La rebelión de las masas”. 
Ha estado, don José, hablando de las virtudes del siglo XIX que ha propiciado lo que llama “el aumento del nivel de vida” social.

Una vez reconocido esto con toda la claridad que demanda la claridad del hecho mismo, es preciso revolverse contra el siglo XIX. Si es evidente que había en él algo extraordinario e incomparable, no lo es menos que debió de padecer ciertos vicios radicales, ciertas constitutivas insuficiencias cuando ha engendrado una casta de hombres -los hombres-masa rebeldes- que ponen en peligro inminente los principios mismos a que debieron la vida. Si ese tipo humano sigue dueño de Europa y es, definitivamente, quien decide, bastarán treinta años para que nuestro continente retroceda a la barbarie. Las técnicas jurídicas y materiales se volatilizarán con la misma facilidad con que se han perdido tantas veces secretos de fabricación. La vida toda se contraerá. La actual abundancia de posibilidades se convertirá en efectiva mengua, escasez, impotencia angustiosa; en verdadera decadencia. Porque la rebelión de las masas es una misma cosa con lo que Rathenau llamaba «la invasión vertical de los bárbaros».

Es decir, ese aumento del nivel de vida que ha permitido que las masas se beneficien de los progresos tecnológicos y sociales (lo que llama la socialdemocracia) tiene el inconveniente de que las masas no son conscientes de que para alcanzarlo ha sido requerido un esfuerzo y es necesario mantener ese esfuerzo. Por el contrario las masas tienden a pensar que estos beneficios son “naturales” y por lo tanto permanentes. Además tienden a utilizar los recursos que se les ofrecen sin cuestionarse su origen o principios -por eso habla de que esas técnicas jurídicas y materiales se volatilizarán-. Creo que apunta a la causa de que esto ocurra así en lo que sigue


En las escuelas, que tanto enorgullecían al pasado siglo, no ha podido hacerse otra cosa que enseñar a las masas las técnicas de la vida moderna, pero no se ha logrado educarlas. Se les han dado instrumentos para vivir intensamente, pero no sensibilidad para los grandes deberes históricos; se les han inoculado atropelladamente el orgullo y el poder de los medios modernos, pero no el espíritu. Por eso no quieren nada con el espíritu, y las nuevas generaciones se disponen a tomar el mando del mundo como si el mundo fuese un paraíso sin huellas antiguas, sin problemas tradicionales y complejos.

Y esto permanece igual. Seguimos “adiestrando” a las masas (nos siguen adiestrando) para utilizar las técnicas, es decir, nos siguen “preparando para el mercado laboral”, pero persisten en no desarrollar la “sensibilidad para los deberes históricos”, es decir, persisten en ignorar que el objeto de la enseñanza no es el adiestramiento, sino el conocimiento, de nosotros mismos –la escuela está absolutamente carente de esto- y de nuestro entorno. Porque esa es la base necesaria de la que luego derivará cualquier otra habilidad que queramos desarrollar. 

Naturalmente, lo grave de todo esto es que nuestra "elites" también son masa, y también funcionan como funciona la masa, es decir: la mera satisfacción de las necesidades inmediatas -ahora, y para ellos, los especuladores de grandes fortunas, a escala internacional- sin tener ningún objetivo a largo plazo, ninguna dirección de movimiento. Recolectando, como la gallina que picotea los granos por el patio, sus millones de beneficio.


domingo, 15 de julio de 2012

Mitología


Yo quiero estar de ese lado, definitivamente. Ese es el lado en el que no nací, en el que no he vivido, del que he sido desgajado por un error monstruoso. O un castigo tal vez. Ixion, Sísifo, Tántalo, Prometeo y yo. Codo con codo. Está bien esto de verse como un habitante del Tártaro “más profundo incluso que el Hades”. Me hace grande, merecedor de unas páginas en la Mitología. ¡Toc!¡Toc!¡Toc! No hay respuesta. ¡Toc!¡Toc!¡Toc! No hay respuesta. No estamos llevando bien el mito, señores. Alguien cambió la narración oral al escribirla. Se olvidaron de mi nombre. Represento a un pueblo extraviado, que vivió siempre en el mismo lugar. Extraviado de sí mismo. Un día ese pueblo se aventuró más allá, un poquito más allá, no demasiado, ni tampoco demasiado poco. Una patita más allá. A un tiro de piedra, se decía antes. Y conoció la gloria. Pero la gloria no quería nada con él. Ninguna gloria quería nada con un pueblo tan falto de propósitos, de impulso guerrero, de vitalidad, de seguridad, tan sobrado de placidez y autocomplacencia. Y el pueblo se replegó sobre sí mismo y se convirtió en árbol. Y todo el mundo lo olvidó. Como pueblo, pero no como árbol. Y algunos descansaban a su sombra y estaba bien la sombra esta, era fresca y plácida. Y tal. ¿Cuál era el lado del que quería estar? Este es el enigma que debe tener toda narración oral. Muchas generaciones después alguien descubrirá una marca en la corteza. Y más tarde, pero mucho más tarde, la marca se desvelará como un nombre. Y todos especularán sobre la razón de ese nombre en ese árbol. En ese bosque que nunca fue suelo de ningún hecho grandioso. Y lo llamarán así: El Bosque en donde Nunca Pasó Nada. Y esa falta de información, porque en efecto, allí no había ocurrido nunca nada, unida a ese nombre misterioso, se convertirá en un acicate para los investigadores. Y sacando de aquí y sacando de allí, papeles irreconocibles, que nadie pudo atribuir a otros lugares u otras historias, dirán, “encaja aquí”, en el Bosque donde Nunca Pasó Nada. Y empezarán a construir la historia que nunca ocurrió allí. Y sí, entonces esa historia habrá ocurrido y se desvelarán cada vez más detalles. Y será una hermosa historia. Y la gloria más auténtica, la auténtica gloria agasajará la memoria de ese árbol y su historia que no fue. Y las jovencitas suspirarán cuando la lean y los muchachos, esos del futuro, volverán a sentir en su pecho el ansia de aventura, la sed de vida que yo tenía que haber tenido pero no tuve. Y se formará una comunidad entorno a esta Gran Mentira, pero a partir de entonces ya no será mentira. O, vale, sí, será mentira, pero a quién le importa, si lo que importa son los hechos y estos muchachos hicieron grandes cosas, gracias a esa mentira. Conquistaron otros mundos, hicieron felices a personas, generaron multitud de leyendas derivadas de aquella. Sí, saldrán muchos listillos intentando, desactivar la inmensa ola hacia el futuro que se formará, pero todo inútil. La quinta, la sexta, la octava generación seguirá aún hablando de aquel árbol y del nombre que estaba escrito y de todas las leyendas que a partir de ahí se fueron elaborando. Ya lo veo. Desde aquí, lo veo cómo se despliega el futuro ante mí, ante este pobre yo que se lamenta de su nonadería. Y me voy sintiendo cada vez más orgulloso de mí, humilde semillita cuyos brotes terminaron por inundar el universo entero. Poderosa imaginación, la ingente avalancha reserva asombrosos hechos todavía. No está nada dicho aún. Tú crees que no has sido nada. Que todo el tiempo estuviste del lado equivocado pero la Historia, la Mitología, se encargará de restaurar este error, de revisar esta catastrófica desviación de la Verdad, y con el paso de los siglos todo será corregido. ¡Ah!, ¡Qué orgulloso me siento!

sábado, 14 de julio de 2012

Amor de tuno




Amor de palabras. Amor sin bolsillos. Amor de aire, intangible, irreal, sin contacto físico. Amor sin planes ni proyectos. Amor astronómico. Amor inútil. Amor que no es contante y sonante como la auténtica amistad. Amor que no sirve. Amor de libro. Amor sin nada. Una mierda de amor que no deja peso. Amor que no resiste una mirada. Amor que no resiste ni al olvido. Amor que lo ocupa todo hasta no ser nada. Amor que no muerde, que no gime, que solo llora. Amor de otro tiempo que nunca es “este”. Amor de ya se verá. Amor que no sostiene. Amor que no empuja. Amor que no deja beneficios. Amor que no hace cuentas. Que no cuenta. Amor eterno dure lo que dure. Amor que no dura. Amor que no engaña engañando. Amor de mentiras. Amor de mentira. Verdadero amor donde no hay verdad. Amor de ciudadano corriente que sueña. Amor sin aventuras. Amor racional, medido, aunque no con las medidas físicas. Amor sin corazón. Sin sangre. Amor desesperado porque no espera nada. Amor soñado. Me engañaron, amor. Me engañé. Te engañé. Amor engañifla. Amor de por las tardes. Amor que no ocupa lugar, en lugar del saber. Amor de canción. Amor de no se sabe qué. Amor sin vocación de ser. Amor que siempre fue en otro. Amor sin necesidad del otro. Amor de por sí. Amor que no llena. Amor que deja ver las entrañas del vacío. Amor dentro de una clepsidra para
 observar, solo observar,
 dejarlo salir no provocará ningún efecto

Investigación


En el”Corazón del ángel”, el detective es contratado para descubrir a un asesino. El investigador descubre al final que el asesino es él mismo. Yo también ando en una profunda investigación sobre mí mismo y ya voy llegando al final. Espantado, temo abrir la última puerta y descubrir que

SOY GILIPOYAS
                     

viernes, 13 de julio de 2012

¿Cómo será?


¿Cómo será cuando te olvide? ¿Cómo será cuando ya no esté tu presencia constante en todo cuanto hago o digo o pienso? ¿Será como que no haya sido? ¿Será como si no? ¿Y cómo será cuando te vuelva a recordar, ese torrente de emociones brotando de una imagen o de unas palabras leídas, un perfume tal vez o el nombre de tu ciudad pronunciado por una voz precisa? ¿Cómo será cuando recuerde que nunca te olvidaría?

jueves, 12 de julio de 2012

Resistiendo


En la frontera lejana del olvido, más allá del desierto de la indiferencia.
Al borde del mundo que me da el ser.
Allí, allí me encontrás aferrado a la última hierba seca.

miércoles, 11 de julio de 2012

¿Calidad de la educación?

El M.E.C lanza una campaña para que el ciudadano proponga sugerencias a su "Anteproyecto de ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa" (Aquí pueden ver una presentación en la que se resume este anteproyecto)


Esto no es una aportación sino una crítica.

Creo que lo que se pretende es nuevamente parchear el sistema educativo a ver si así conseguimos mejores posiciones en las estadísticas. No se habla de educación, sino de "empleabilidad" y resultados estadísticos y de adaptar las cosas para mejorar esos aspectos que deberían ser "consecuencia" de un buen sistema educativo y no "objetivo" de un buen sistema educativo.

 Pero no veo por ningún lado una preocupación por una revisión de fondo, para lo cual, hace falta un estudio en profundidad, con intervención de los agentes educativos que expongan los problemas y sus sugerencias de solución, y expertos que analicen el sistema desde fuera sin la influencia gremialista de los profesionales. Esto, naturalmente, no es cosa de un día ni, casi, una legislatura, por lo que se requeriría que el tema de desgajara de la influencia política y tuviera un estatus mínimamente independiente.

En cuanto a la formación profesional. Estoy de acuerdo en su fomento, aunque tanta enfatización me asusta, porque hay una clara tendencia a creer que la educación tiene como único objetivo la inserción más o menos cualificada en el mercado laboral, lo cual, en mi loco romanticismo, vengo a creer que no es cierto. Yo vendría a creer más bien que el objetivo de la educación es la formación del individuo y que la formación profesional debería estar más bien a cargo de las empresas que son las que particularmente saben cuales son sus requerimientos. Son ellas las que deberían formar a sus empleados para lo cual les exigiría una inversión que haría que tuvieran en mayor consideración al empleado, como un bien económico y no como una herramienta de usar y tirar como la consideran actualmente.

Y tal.

Ya hablé de esto en otra ocasión

martes, 10 de julio de 2012

El ciudadano es el culpable de todo esto


La forma de luchar del PP contra la crisis es premiar al culpable y castigar a la víctima. Ejemplos: Durante años los bancos estuvieron engañando a los ciudadanos, acosándolos telefónicamente para ofrecerles préstamos a cambio de “nada”, poniéndoles trampas golosas en las que los ciudadanos,esos bobos incautos, caían sin pensar o pensando que de verdad vivían en jauja. Ahora se premia a los bancos cubriéndoles las pérdidas de aquellos años y se castiga a los ciudadanos bajándoles sueldos, retirándoles prestaciones, aumentándoles horas laborales, pero manteniéndoles sus deudas. Durante años, los que se enriquecían con las trapacerías inmobiliarias enviaron sus dineros a paraísos fiscales y se favorecía la instalación en España de mafias rusas e italianas, ahora se les pide por favor que traigan su dinero a cambio de un miserable diez por ciento de imposición. Ahora lo del IVA, los empresarios dejan de pagar sus impuestos, de devolver el IVA ofreciéndote precios alternativos –dice montoro, que en realidad la gente vive en un paraíso gracias a la economía sumergida (no es literal pero es lo que se desprende de su tono irónico de hoy) – y ahora se va a subir el IVA, que lo pagan los ciudadanos que pagan el IVA, lo devuelvan los empresarios o no. 
Por no hablar de la escuela. Las continuas reformas, siempre ideológicas, nunca razonadas, nunca planificadas, han reducido a la mínima expresión la enseñanza, que es el adiestramiento para la sumisión social. Aún así los muchachos, sorpresivamente, según parece, APRUEBAN DEMASIADO los exámenes oficiales de selectividad, que (según Wert) no selecionan nada si todos aprueban. Conclusión, hay que depauperar aún más la enseñanza y limitarla a los que puedan pagársela, que al fin y al cabo son los que van a poder luego emigrar o trabajar en las empresas familiares, o ingresar en política. 
Y nosotros, los que aún estamos flotando en toda esta mierda, seguimos despotricando de lo despreciable y pasiva que es la gente, también los castigamos. Porque ELLOS son los culpables de todo esto.

Hoy miércoles 11
Reducción de la prestación por desempleo: castigo al ciudadano
Aumento del IVA: castigo al ciudadano
Eliminación de la paga extra de navidad-funcionarios(al menos por este año): castigo al ciudadano
Eliminación de la reducción de impuesto por compra de vivienda: ?
Reducción de impuestos por contratación: premio al empresario

En fin. Por ahí hay voces que aseguran que hay alternativas: impuesto de sucesiones y patrimonio, que no se cobran, aumento de la fiscalización de las grandes fortunas, que no se cobran, especialmente de aquellas que están engordando a cuenta de la especulación de la que somos víctimas. En fin, Hay alternativas, pero tenemos un gobierno que considera que el mal es el ciudadano, perezoso e indolente, al que solo hay una manera de llevarlo: a latigazos. Y así nos tratan.

Sorprenderse

Sorprenderse, extrañarse, es comenzar a entender. Es el deporte y el lujo específico del intelectual. Por eso su gesto gremial consiste en mirar al mundo con los ojos dilatados por la extrañeza. Todo en el mundo es extraño y es maravilloso para unas pupilas bien abiertas. Esto, maravillarse, es la delicia vedada al futbolista, y que, en cambio, lleva al intelectual por el mundo en perpetua embriaguez de visionario. Su atributo son los ojos en pasmo. Por eso los antiguos dieron a Minerva la lechuza, el pájaro con los ojos siempre deslumbrados.

De La Rebelión de las Masas de José Ortega y Gasset